Zapatos que ahuyentan a cualquier hombre

Los hombres a menudo fingen que son completamente indiferentes a lo que una mujer está calzada, solo que no descalzos. Pero esto está lejos del caso. O tienen miedo de admitirlo, o lo hacen de forma totalmente intuitiva, pero sin embargo, entre los representantes del sexo más fuerte hay opiniones sobre los zapatos de mujer, lo que los asusta. Y, por supuesto, realmente no querrían verla a los pies de su amada mujer.

Zapatos de verano

El verano es la temporada de faldas, vestidos ligeros y pantalones cortos. Y, por supuesto, antes que nada, los hombres prestan atención a sus piernas. Esto se aplica no solo a la armonía, la presencia de pedicura y la suavidad de la piel. Los zapatos atraen su atención no menos que cualquier otra cosa. Algunos zapatos, en su opinión, incluso desfiguran la figura de la niña, dejándola sin forma, y ​​la marcha es ridícula. ¿Qué es lo que más asusta a los hombres sobre las delgadas piernas del sexo justo?

Gladiadores o sandalias romanas

Según los hombres, las sandalias que cubren casi la mitad de las piernas no ahuyentan, pero hacen que la niña sea menos sexy. Le dan a la marcha torpeza y pie zambo, desfigurando toda la imagen. En un nivel subconsciente, los hombres comienzan a pensar que son guerreros. No es por nada que las sandalias tienen ese nombre. Y, como saben, los representantes del sexo más fuerte aman a sus compañeros para ser débiles, femeninos y necesitan la protección de su pareja.

Azafranes

Aquí, en principio, uno podría prescindir de cualquier comentario. Sin embargo, muchas chicas no saben por qué los azafranes no complacían a los hombres. Sin lugar a dudas, los zapatos son muy cómodos si hay aguanieve, suciedad o lluvia en la calle. Pero aún así, las sandalias de goma macizas y sin forma hacen que una mujer sea torpe, un poco incómoda e incluso torpe, especialmente si los cocodrilos están calzados con piernas largas y delgadas. Tales zapatos causan desconcierto entre el sexo más fuerte: mejor descalzo.

Tacones de aguja altos

No importa cuán extraño pueda sonar, pero sí: los hombres odian los zapatos de tacón alto y los zapatos de plataforma. Creen que estos zapatos son más adecuados para un ambiente íntimo y se preguntan cómo nuestras chicas pueden combinar la horquilla alta y la vida cotidiana. En su opinión, los zapatos con una altura demasiado alta desfiguran las delgadas piernas femeninas y hacen que la imagen sea frívola y vulgar. Es mejor elegir bombas con tacones medianos, que, por el contrario, hacen que las piernas sean visualmente más largas y más delgadas.

Zapatos de invierno

Parece que en invierno, lo último a lo que los hombres prestan atención son las piernas femeninas. ¡Ojalá pudieras! Después de todo, a veces usamos más de un par de medias para salvarnos del frío. ¿Dónde más hay para evaluar lo que lleva puesta la niña? Pero ahí estaba! A pesar de la tormenta de nieve, las heladas y los ventisqueros, cuando conoces a un hombre, primero que nada, prestará atención a tus zapatos.

Botas Ugg

Existe la opinión de los hombres de que las botas que son convenientes para nosotros son más adecuadas para caminar en algún lugar fuera de la ciudad, donde nadie te ve. Se cree que tales zapatos hacen que incluso la niña más delgada sea un poco rechoncha y torpe.

Botas altas hasta la rodilla

Este tipo de zapato “asusta” el piso fuerte por la misma razón que los zapatos con un tacón de aguja excesivamente alto. No importa cómo la chica quiera lucir sexy y femenina, esto claramente no es lo que la hará así. Especialmente categóricamente los hombres se relacionan con botas por encima de la rodilla en combinación con una minifalda. En su opinión, esta es una moda de los años 90, que durante mucho tiempo ha sido una cosa del pasado.

Sea como fuere, una mujer es una mujer para eso, con el fin de colocar acento correctamente y hábilmente en el armario. La regla más importante que hace que una chica sea atractiva y deseable es usar zapatos cómodos y ciertamente complementarla con optimismo, una mirada abierta y una sonrisa en su rostro.